Our Blog

0

Hemos escuchado opiniones divididas en relación a la actualización de marca de Netflix. Actualización, que por cierto, en un principio la compañía mantuvo en nivel bajo, sin anuncios oficiales y sin respuestas a medios acerca el tema.

Por un lado están quienes la elogian, argumentando que ya era tiempo de que la compañía modernice la marca a un diseño más contemporáneo, usando en este caso el conocido flat design y permitiendo mejorar la legibilidad y usabilidad y la aplicación de marca en varias plataformas.

Por otro lado, están los que creen que no había razón para el cambio. Sus argumentos mas fuertes son: La marca ya está posicionada, la sombra y outline de las letras evocan a la era dorada del cine, lo que no tiene sentido cambiar.

Las marcas evolucionan con el usuario y la tecnología. Hoy en día no está mal evolucionar una marca para adaptarse a nuevas tecnologías o tendencias, siempre que el cambio se de en base a una necesidad y no al capricho del dueño del negocio. Esto se ha visto varias veces en la historia, por diversas razones, salvo contadas excepciones que todos conocemos (Coca-Cola). Otros se han arriesgado y han encontrado un rechazo total en su público, como el conocido caso de la marca de ropa Gap.

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *